El Corazón de “Les Corts”

El cor de les Corts

Me dieron la noticia un día de Julio, cuando estábamos esperando el resultado de una prueba, en el hospital: “El Cor de les Corts” había sido lo suficientemente fuerte para superar el obstáculo de un montón de buenos carteles presentados al concurso. Y así me dijeron: “la fiesta está en el corazón de la gente del barrio, que es lo que le da la vida… por eso lo han elegido”… “se iban descartando y el Corazón siempre quedaba … hasta que fue el último y ganó”.

Y el resultado fue positivo, se podría operar tras el verano. Era la mejor opción, es lo que dijeron los médicos en su valoración profesional. La opción más buena, un buen hospital, un equipo médico experimentado y que así no podía seguir… Frases de ánimo para afrontar con esperanza una intervención de riesgo y complicada… Frases repetitivas, de palabra y de pensamiento, para apoyar una difícil decisión.

Iniciado Septiembre llegó el día de la operación.

– Ha perdido mucha sangre pero a ido bien – Nos dijo el cirujano que arregla los corazones enfermos!

Y sí, lo parecía mientras comía un yogur, un par de días después. Bromas sobre los tomates, las berenjenas, sobre el huerto… y que mañana me voy! Fue lo último que le oí decir.

Pero su corazón fue lo suficientemente fuerte para aguantar un mes de obstáculos, la debilidad de unos pulmones minimizados por años de humo y nicotina, unas arterias quebradizas imposibles de reparar… y quien sabe si algo más que no salía en los gráficos de las máquinas.

Y al final no pudimos hacer nada para ayudar a aquel corazón a mantener la vida de mi padre.

El día cinco de Octubre de 2005 “El Cor de les Corts”, presente en todos los escaparates, llamativo, impulsando la circulación de las personas en las calles y los cruces, en lo alto de unas grandes columnas que pusieron, latiendo el color rojo y amarillo del sentimiento y de la fiesta, triunfaba y daba vida al conocido barrio barcelonés.

Pero el otro corazón se apagaba, eran las once de la mañana, sin remedio, alejado del latido del de “Les Corts”… y el transplante, el cambio de uno por el otro, no fue posible.

Iremos a llevarle flores para que sepa que lo recordamos. Ahora escribo esto y lloro porque la quería… quise regalarle el corazón y no fue posible.

Joan López-Octubre 2005

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *